Me gusta

lunes, 31 de marzo de 2014

GEO ESPACIO

¿Nueva pretensión inmobiliaria?

La nueva conquista espacial estará dada por el fraccionamiento del universo en función de la ubicación terrenal de los países que pretenden un lugar exclusivo en el espacio.

Al que utilizarán como propio de todo lo que se encuentre en tales poligonales y/o sean usados de camino exclusivo en el orbital cosmogónico.

China planea desarrollar una red global de satélites de vigilancia
Publicado: 30 mar 2014

© Reuters / RT / Wikipedia

En caso de ser aprobado el proyecto, dentro de dos años China podría contar con una red global de vigilancia incluso más amplia que la de EE.UU., según el periódico 'South China Morning Post'.
"Se está elaborando un plan para ampliar nuestra capacidad de monitoreo regional para la cobertura global", dice el profesor Chi Tianhe, de la Academia China de las Ciencias.

Para lograr este ambicioso objetivo, los científicos chinos están elaborando un programa que integra la construcción y lanzamiento de 50 
satélites de vigilancia y observación cuyo precio total se estima en 20.000 millones de yuanes, mientras que la construcción de un satélite se estima en 400 millones de yuanes (aproximadamente 503 millones de dólares).

Actualmente 
China está lanzando al espacio aproximadamente 15 satélites al año, así que el rápido despliegue de una amplia red de satélites se enfrentará a varios retos tanto de carácter burocrático como de carácter tecnológico, en primer lugar la actualización de los centros de lanzamiento y la mejora de los equipos utilizados en satélites.

Asimismo, los expertos chinos indican que para implementar el programa es necesario construir más estaciones en el país y en el extranjero para maximizar la velocidad de envío de datos desde satélites. "Para construir una red global de monitoreo tan eficiente como la de EE.UU., también hay que ampliar nuestra red de estación terrestres en el extranjero", dice el profesor Liu Yu, experto de la Escuela de las Ciencias de la Tierra y del Espacio de la Universidad de Pekín.  

"Los servicios internacionales de observación de la Tierra hoy en día están 
dominados por EE.UU. y los países europeos, pero si China lanza más de 50 satélites, el panorama va a cambiar", explica Liu.

Actualmente, recuerda la publicación, se encuentran en la órbita de la Tierra más de 1.000 satélites. La mayoría de ellos son de comunicaciones, y cerca de 150 son de la observación, teledetección y de vigilancia militar.  
 

La NASA planea realizar un vuelo tripulado a un asteroide
Publicado: 23 mar 2014

© NASA

La NASA planea construir una estación espacial robotizada, que será capaz de capturar un pequeño cuerpo celeste y llevarlo a la órbita de la Luna.
La NASA ha lanzado un proyecto de preparación para el vuelo hacia un asteroide, se informa en un comunicado de prensa publicado el 22 de marzo. En esta etapa inicial la NASA invita a todos los profesionales a aportar ideas que podrían ayudar a este proyecto innovador.

El objetivo de este programa es la construcción de una estación espacial robotizada, capaz de realizar un vuelo hasta los asteroides pequeños, capturarlos y llevarlos a  una órbita estable más allá de la Luna  para una investigación posterior.

Cuando el asteroide esté en la órbita lunar se enviará a un equipo de astronautas desde la Tierra, quienes después de alcanzar la superficie del cuerpo celeste, tomarán muestras de la misma.

Los expertos estadounidenses creen que la ejecución de este programa permitirá desarrollar una serie de tecnologías que luego ayudarán a realizar una expedición tripulada a 
Marte.

Otro objetivo de este proyecto es la creación de un sistema de protección de la Tierra de los 
asteroides que la amenazan.  

Mars One y Red Dragon, viajando a Marte con SpaceX
Por Daniel Marín 14 oct 12
Hace unos meses pudimos conocer la iniciativa Mars One, un plan para situar el hombre en Marte en 2023 usando cápsulas Dragon de la empresa SpaceX. La idea partió de unos cuantos entusiastas holandeses bienintencionados sin conexión alguna con SpaceX o la NASA que pretenden colonizar el planeta rojo medianet financiación 100% privada. Eso sí, antes de proponerte como voluntario deberías saber que el viaje es solamente de ida.
La fantasía de Mars One (Mars One).
Con estas premisas, ahí va mi sesudo y concienzudo análisis de la propuesta: es un disparate como un piano que jamás verá la luz. Simple, ¿no? No me malinterpreten: sin duda es algo positivo que grupos de personas ajenas a la industria aeroespacial o a la comunidad científica le presten atención a la exploración tripulada del planeta rojo, pero lo cierto es que la propuesta no tiene ni pies ni cabeza. Durante estos últimos meses, Mars One ha gozado de una inmerecida fama en los medios, muchos de los cuales han confundido este proyecto amateur con un programa serio de exploración marciana. No me voy detener en los detalles de por qué la idea es un sinsentido, basta con comentar que se pasa de puntillas por los sistemas de lanzamiento requeridos, los problemas de la radiación o sobre cómo afecta la ingravidez a los astronautas. A su lado, la propuesta Mars Direct de Zubrin es simplemente perfecta.
El problema es que Mars One ha eclipsado una idea realmente interesante, que es la posibilidad de hacer aterrizar una cápsula Dragon en Marte. Hace un aproximadamente año, SpaceX presentó la propuesta de nave Red Dragon para aterrizar en el planeta rojo tras darse cuenta de que, por azares del destino, su nave reúne las condiciones para una misión de este tipo. Análisis posteriores del JPL han corroborado que, en principio, la idea es viable.
Red Dragon, una cápsula Dragon no tripulada en Marte (SpaceX).
Y es que, aunque pueda parecer una locura, lo cierto es que la futura versión tripulada de la Dragon -que aún no ha sido construida- podría descender en Marte sin problemas. Esta versión se caracterizará por estar equipada con unos motores de combustible líquido SuperDraco encargados de frenar la nave durante el descenso, lo que posibilitará un aterrizaje suave sin paracaídas.
La Red Dragon tendría una masa total de 7200 kg y entraría en la atmósfera marciana a 6 km/s. La cápsula maniobraría en la alta atmósfera gracias a una relación empuje/peso de 0,24, que se lograría soltando un lastre de 120 kg antes de la entrada, un lastre que podría servir también como carga útil científica adicional. La nave encendería sus motores SuperDraco a Mach 2,24 y se posaría en la superficie sin necesidad de usar otro medio de frenado, consumiendo 1900 kg de combustible. La velocidad final de aterrizaje sería de unos escasos 2,4 m/s. La masa en la superficie rondaría los 5180 kg, de los cuales una tonelada correspondería a la carga útil.  
Secuencia de aterrizaje en Marte de la Red Dragon (SpaceX/JPL).
Por supuesto, SpaceX no pretende usar la Red Dragon en una misión tripulada. Una nave marciana requeriría una masa muchísimo mayor. Pero sí que podría emplearse en misiones automáticas. Como vimos hace poco, aterrizar una nave de gran tamaño en Marte es muy complicado y, de hecho, no todo es tan fácil como lo pinta SpaceX. Los motores SuperDraco deberían encenderse y funcionar en régimen supersónico, pero precisamente la retropropulsión supersónica es una de las tecnologías que aún debe desarrollarse antes de usarse de forma operativa. Otra pega es que la nave sólo podría alcanzar las zonas más bajas de Marte, aquellas situadas entre 3 y 1,3 km por debajo del radio medio del planeta (lo que deja fuera la mayor parte del hemisferio sur). No obstante, la Red Dragon podría servir para experimentar con esta y otras tecnologías relacionadas con la exploración tripulada de Marte.
En cuanto a la carga útil, la cápsula podría transportar todo tipo de experimentos, pero lo más interesante sería equiparla con un taladro para investigar el permafrost marciano. Esta idea también ha sido propuesta para versiones lunares de la Dragon (Ice Dragon).

Esquema de taladro usando la Dragon como sonda (NASA/JPL).


Posibles instrumentos para la Red Dragon (NASA/JPL).


El Falcon Heavy con la Red Dragon (SpaceX/NASA).


Sin embargo, por ahora carecemos de un cohete capaz de mandar las 7,2 toneladas que pesaría la Red Dragon hasta Marte. El futuro Falcon Heavy de la propia SpaceX o el SLS de la NASA podrían hacerlo, pero todavía queda bastante para que entren en servicio. Además, el uso de estos lanzadores en una misión automática dispararía el precio de forma alarmante. El Falcon Heavy estaría en el límite de una misión de este tipo, con una capacidad de carga útil hacia Marte de 10 toneladas.
En definitiva, Mars One es una propuesta sin sentido, mientras que la Red Dragon podría ser una realidad dentro de una década. Aunque solamente para misiones no tripuladas.
Referencias:

La empresa privada se lanza a la conquista de la Luna
Recursos minerales casi infinitos
La competición The Google Lunar X Prize reúne a equipos de todo el orbe, entre ellos un español.

S.Orduña 2013-12-22
"Este es un pequeño paso para el Hombre, pero un gran paso para la Humanidad". Quién no ha escuchado alguna vez esta famosa frase pronunciada por Neil Amstrong al pisar la Luna el 21 de Julio de 1969. Ha pasado ya mucho tiempo. El contexto de la Guerra Fría de entonces es muy diferente al mundo globalizado de hoy. Los proyectos destinados a conocer el espacio exterior llevan paralizados durante largo tiempo... hasta ahora.
La carrera espacial privada ha comenzado. Esta vez será la iniciativa privada quien conquiste el Universo. La competición The Google Lunar X Prize, que acoge a equipos de todo el orbe, apela a la noble competitividad empresarial para impulsar misiones científicas a la Luna.
En este trepidante reto empezaron 33 equipos. A día de hoy sólo quedan 22 y muchos de ellos están bloqueados o a punto de tirar la toalla; nadie dijo que fuera fácil. La misión consiste en enviar un pequeño robot a la Luna, todo ello financiado con capital privado en al menos un 90%. El robot ganador será aquel que consiga desplazarse 500 metros por la superficie lunar y emita imágenes secuenciales de la misión a la base en Tierra. El premio final, 20 millones de dólares. Además, existen pluses adiciones de 10 millones de dólares por conseguir recorrer distancias de más de 5.000 metros, detectar hielo o superar una noche lunar completa -15 días terrestres-.
Lejos de parecer una cantidad cuantiosa, en realidad los 30 millones de dólares no llegan a sufragar ni siquiera el propio proyecto de los distintos participantes. Entonces, ¿qué beneficio obtienen las empresas? Principalmente, turismo espacial, venta de avances tecnológicos y, sobre todo, la explotación de recursos energéticos en un futuro.
Y es que, tal y como asegura el director del Observatorio Astronómico Nacional, Rafael Bachiller, podríamos estar hablando de "altas proporciones de hierro y titáneo, así como tierras raras que escasean en la Tierra y están presentes en la Luna". En declaraciones a Libre Mercado, el director del Observatorio Astronómico recalca que hay que ser prudentes, ya que "se necesita realizar mucha investigación y desarrollo antes de llegar a concebir un proyecto mínimamente viable".
Destaca como idea interesante la posibilidad de "extraer el isótopo ligero del Helio-3, escaso en la Tierra, pero abundante en la Luna". Su precio podría llegar a alcanzar "el millón de euros por kilogramo", señala el astrónomo. Los científicos ven en el Helio-3 la materia prima con la que desarrollar energía nuclear "limpia" en el futuro mediante procesos de fusión -aún en fase de investigación- y que aporta mayor cantidad de energía que por procesos de fisión.
En cuanto a la energía solar, presente de materia notoria en la luna, el director del Observatorio señala el principal problema: "Cómo enviar esa energía a la Tierra". Para ello, añade que "es de suma importancia la minería lunar para tener los elementos con los que construir in situ" antenas que radien la energía recogida. Por último, el profesor aplaude los proyectos encaminados a desarrollar minería en el espacio. "Su considerable inversión financiera deberá ampliar los recursos disponibles, multiplicando así las posibilidades de realizar nuevos e impredecibles descubrimientos", concluye.
Artículo completo:

Así será el nuevo dron de Facebook basado en energía solar
Publicado: 30 mar 2014

© Youtube/ Internet.org

Mark Zuckerberg ha comprado una pequeña empresa aeroespacial británica, lo que le ayudará en su proyecto de difundir internet hasta las zonas aisladas mediante un dron impulsado por energía solar.
Facebook ha adquirido la compañía británica Ascenta, que produce drones basados en energía solar, por una suma de 20 millones de dólares, según Bloomberg. Los cinco miembros del equipo de Ascenta se están uniendo al nuevo "laboratorio de Conectividad" de Facebook con el fin de ayudarle a llevar Internet a la gente que vive en las zonas más remotas del mundo y que actualmente no lo tienen.


© Facebook / Internet.org



"Para las áreas suburbanas en las regiones geográficas limitadas, hemos estado trabajando en un avión impulsado por energía solar que puede permanecer en el aire durante meses, desplegarse rápidamente y ofrecer conexiones de Internet confiables", explican los representantes de la red social.


Como parte del anuncio del nuevo laboratorio, Facebook ha lanzado fotos y videos de su nuevo dron de energía solar. Según el medio 
Business Insider, se parece a Zephyr, el dron de energía solar del vuelo más largo del mundo, construido por Qinetiq, una empresa de defensa del Reino Unido. Algunos miembros del equipo de Ascenta trabajaron en Zephyr pero, según confirmó un portavoz de Facebook al portal de noticias, el nuevo dron tiene en realidad un nuevo diseño.
 

Codicia espacial
Autor Javier Cornejo
Artículo publicado en el diario El Tribuno el 14-5-12

Por influencia del cardenal Nicolás de Cusa, en el siglo XVII, un grupo de puritanos, hartos y asqueados de la Europa dineraria, usuraria, inquisidora, apocalíptica, deciden fundar un mundo nuevo del otro lado del océano Atlántico, bajo normas de convivencia totalmente distintas a las imperantes en el continente del que escapaban en 17 navíos.

Se instalan en la Bahía de la Cía. de Massachusetts (Boston) desarrollando una cultura brillante y logros científicos-económicos que son coronados por Benjamín Franklin (el Einstein de esa época), Alexander Hamilton, George Washington y el apoyo de Carlos III de España a través de Bernardo de Gálvez en “La creación de los Estados Unidos de Norteamérica”.

Siglo XX

En el siglo XX y con la presidencia de John F. Kennedy, consolidan la vocación galáctica del ser humano con la travesía hacia el cosmos, en la permanente aplicación de la creatividad humana (noósfera) con el sublime objetivo de la búsqueda de mejores condiciones de supervivencia para nuestra especie en el espacio interplanetario.

Kennedy fue asesinado.
Obama desmanteló la NASA.

Asteroides

Willy Wilde con su acostumbrada e impecable didáctica en sus artículos que publica en este diario El Tribuno, y en especial el día 23-3-12 bajo el título “En camino a Marte se hará una parada en un asteroide”, nos grafica magistralmente la posta a realizar por los adelantados de la humanidad en el asteroide “Vesta” en el viaje interplanetario de progreso del ser humano.

Progreso moral, espiritual y científico tecnológico, fuera de los confines del planeta tierra.
Involución demoníaca
Pero, constatamos con pesar en este siglo XXI, que hay seres que tienen “otras” ideas: James Cameron, Larry Page y Erick Schmidt son la trilogía que encabeza el grupo de magnates privatizadores de la conquista espacial, que de acuerdo a lo informado por el científico David Whitehouse a través de la BBC de Londres: “Este grupo está explorando tecnologías porque saben que hay un premio allá fuera, en el sistema solar”.

A través de la Cía. Planetary Reosurcers en los próximos años esperan progresar en la venta de plataformas puestas en órbita alrededor de la tierra para lanzarse a la caza de asteroides que pasan cerca de la tierra para extraer de ellos lo que ya descubrieron que existe: oro.

El uso de las tecnologías y avances científicos, puestas al servicio y sucumbiendo a la codicia más abyecta, posterga al ser humano confinándolo a una denigrante involución que lo convierte en una “máquina de sus máquinas” (Eduardo Galeano), en la cual la divinidad del ser se encamina a su desaparición.

La expansión planetaria del “patrón monetario” terrestre, solo significa extender la vileza por todo el universo de manera que la animalidad esclavizante del hombre se imponga sin ninguna barrera que la detenga.
Resta saber si la carrera espacial oriental (Rusia-China) se encamina a iguales objetivos, de ser así comprobamos que la humanidad bien puede gritar “Alea iacta est”, sin que nadie la escuche.

 


 

Advertencia sobre comentarios

Advertencia sobre comentarios
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...