Me gusta

martes, 30 de junio de 2015

La guerra que el Argentino no ve



Asistimos a la última etapa de la «guerra integral» en Argentina
por Carlos Marcelo Shäferstein • 26/06/2015 

Los medios y periodistas en general vivieron señalando, algunos seriamente, otros hasta con sorna, que «La Cámpora» es una agrupación que respondería a Máximo Kirchner y que sólo buscaba acopiar dinero a través de altos y bien remunerados cargos gubernamentales.
Nada más alejado de la realidad.

«La Cámpora», que comenzó a armarse en Olivos cuando Kirchner vivía, es obra del poder entre las sombras, un Rasputín gubernamental: el manipulador Secretario Legal y Técnico de la Rosada Carlos Alberto Zannini, próximo vicepresidente.

Máximo Kirchner jamás dirigió a la agrupación así denominada, ni ha participado en el armado de su organización ideológica.

El plan de Zannini no fue jamás armar un simple grupo de jóvenes ambiciosos y, en muchos casos, ya resentidos contra los setentistas, noventistas y lo que ellos llaman “la corpo”, sino copar el poder a través de métodos culturales de Antonio Gramsci, que entiende son mucho más efectivos que la “lucha armada” que encararon los «jóvenes idealistas de los 70». Esta etapa que se viene, que protagonizan los hijos de los presuntos desaparecidos de aquella época, participantes de «las orga» terroristas.
Los bien remunerados sobresueldos y el componente ideológico setentista son sólo ingredientes de un plan cuidadosamente elaborado, basado en las nuevas corrientes del marxismo-leninismo-maoísmo (el pensamiento de Máo Zédōng Sīxiǎng) -que hoy día bregan por una política gramsciana aggiornada a la realidad del Siglo XXI- y que busca la transformación del kirchnerismo en una Nueva Fuerza, totalmente alejada del peronismo y destinada a gobernar a la Argentina para la eternidad.

Para Carlos Zannini el maoísmo es el marxismo perfecto, para sus adeptos, porque Mao no modificó sustancialmente los planteamientos de Lenin, sino que los desarrolló y adaptó a la revolución china. Considera que Mao realizó aportes teóricos y prácticos que significaron un desarrollo y perfeccionamiento sustancial del leninismo puro. Sostiene que hoy es imposible defender la teoría de Marx y de Lenin sin estudiar y defender los aportes de Mao y la experiencia de la Revolución China y su posterior gobierno totalitario en cuanto a la continuación de la lucha de clases, bajo nuevas formas, en el marco de la construcción de la sociedad socialista.
El maoísmo contiene una doctrina militar integral, la cual conecta explícitamente a la ideología política con la estrategia. Para el maoísmo, el poder nace del fusil (cita de Mao), y el campesinado puede ser movilizado para participar en la guerra popular de la lucha armada a través de una guerra de guerrillas en cuatro fases.
La primera fase consiste en la movilización del campesinado y el establecimiento de la organización.
La segunda fase consiste en el establecimiento de bases rurales y el incremento de la coordinación entre las guerrillas.

La tercera fase consiste en la transición a una guerra convencional.
Y la cuarta fase -que es la actual- establece la guerra cultural para efectuar un eficaz revisionismo histórico.
El maoísmo se centra en la movilización masiva revolucionaria con industrias independientes creadas a lo largo del país, que provean a la población china de los recursos necesarios para vivir y de armas. La organización militar de las masas y el poder económico es necesario para defender el área revolucionaria de los ataques exteriores, mientras la centralización previene la corrupción a través de la supervisión y el control.
Mao era considerado un brillante estratega militar incluso por aquellos que se oponen a otras de sus ideas. Sus escritos sobre la guerra de guerrillas y la noción de guerra popular son ahora considerados generalmente como lectura esencial para aquellos que desean conducir operaciones de guerrilla y para los que se oponen a la misma.
Las ideas militares maoístas parecen haber adquirido más relevancia al comienzo del siglo XIX en el exterior de China que dentro. Hay un consenso tanto dentro como fuera del Partido Comunista de China en torno a que las condiciones del país son muy diferentes a las de la década de los 30, por lo que existe un debate en torno a cómo podría ser aplicada la doctrina militar de Mao a las ideas militares del siglo XXI, especialmente la idea de revolución en asuntos militares.
Un concepto clave que distingue al maoísmo de otras ideologías comunistas es la afirmación de que tras la toma del poder subsisten las clases sociales y por lo tanto continúa la lucha de clases durante el gobierno socialista (como resultado de la contradicción antagonista fundamental entre el camino capitalista y el comunista). Incluso cuando el proletariado ha alcanzado el poder estatal a través de una revolución socialista, la burguesía tiene la capacidad potencial de restaurar el capitalismo.
Según el análisis maoísta, la experiencia soviética mostraba cómo la burocracia enquistada en el aparato estatal podía convertirse en una burguesía de nuevo tipo y restaurar el capitalismo. Evitar que esto sucediese en China fue la principal razón por la que se organizó la revolución cultural, en la cual Mao llamó a profundizar en el socialismo y desenmascarar a los revisionistas que se encontraban dentro del partido. Para los maoístas, fue una enorme lucha por el poder en las condiciones de la dictadura del proletariado, una lucha entre el camino socialista y el camino capitalista. Este fue su gran aporte al marxismo-leninismo.
Ya hace más de doce años que este régimen democrático argentino está influenciado por los objetivos del “Foro de San Pablo” y sus derivaciones “bolivarianas”, ingredientes básicos para el armado de este plan.
En su visita oficial a Beijing en 2010, Cristina Kirchner le dijo al premier chino: “Le asigno a la visita una gran importancia porque tenemos similitudes y orígenes comunes entre el peronismo y el maoísmo. Estamos absolutamente convencidos de que somos complementarios y podemos hacer una muy buena sinergia”, sostuvo la presidente. Luego, en la cumbre partidaria peronismo-comunismo que se celebró, casi secretamente, en Buenos Aires, fue invitado especial Carlos Zannini su mano derecha, ideólogo y el hombre de más confianza del “modelo”, gestor intelectual que llenó de contenido al “kirchnerismo”.
Pero hoy Zannini entiende que el ciclo de los Kirchner está agotado, y que hay que lograr imponer un régimen perpetuo, sin intermediarios.
Consecuentemente con lo expresado más arriba, está convencido que la clase media («el establishment») que es el principal obstáculo a superar. Pero la Argentina ya lista para ser dominada y arrasada pues es quizás una de las naciones más permeables de Latinoamérica al trabajo de demolición que hace años se está encarando: la clase media es egoísta, poco patriota, autista e incapaz de reaccionar ante el embate de la fuerza camporista y el sojuzgamiento total de esta tierra yerma donde agoniza un país anómico.
Parece ser que Zannini y su gente están condenados al éxito. Entonces, “la democracia” pasará a ser una palabra obsoleta, pues es para ellos un invento burgués que usarán sólo como un arma para encaramarse en el control de la Argentina y aplastar lo que queda de la República.





DESALOJO DE LOS ARGENTINOS.
Por Javier Cornejo
Artículo publicado en el diario El Tribuno en Abril de 2013
 Para poder comprender  los hechos que se van sucediendo, y que aparentemente se presentan como descoordinados entre sí, es preciso remontarnos a lo ocurrido en situaciones de gran conflictividad por las que ya pasamos.
Cuando en el año 1969 iniciaba mis estudios de abogacía en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires,  era una constante que todo alumno se sumara a los Centros de Estudiantes que empezaban a instalarse en las Facultades de Filosofía y Derecho especialmente. Luego, a partir de 1973 fueron una eclosión y en la Facultad de Derecho bajo el Decanato de Mario Kestelboin llegaron al paroxismo.
Muchos salteños se inclinaron por pertenecer al MUC (Mov. Universitario de Centro),  por mis inquietudes un tanto piqueteras de esos años, me aproximé a lo que se  llamaba la Tendencia Revolucionaria que luego se integra al ERP. De allí me rescata el Dr. Julio González pasando en forma definitiva, junto a Dardo Cabo y Ricardo Ahe (1), a las filas de la JP.
Hago esta pequeña introducción, un poco para situar en la percepción que tenía en esos años y que ahora veo con estupor que se repite en forma muy parecida, con un pequeño maquillaje de cambio en los personajes y las circunstancias.
En conclusión, a lo que voy es: El ERP y Montoneros comenzaron su accionar operativo en cuanto tuvieron conformados sus “cuadros” organizativos y la sumisión de los mismo a un liderazgo indiscutido.
Previo a eso, en aquella época, ocurrió una situación “natural” que hoy se repite en forma muy parecida: se inundaron los campos de la provincia de Bs.As. y se organizó con la Juventudes un  operativo solidario  de ayuda y drenaje de las aguas. Tal accionar recibió el nombre de “Operativo Dorrego” y estuvo comandado por el Ejército, en especial bajo el mando del Coronel Perlinger con la comandancia del Gral.  Carcagno y Albano Harguindeguy.
Producto de tal Operativo fue la organización de los Cuadros de Montoneros. Ese y no otro fue el comienzo funcional de la organización en orden de filas y autoridades.
HOY
Las actuales inundaciones en La Plata y el desempeño de las actuales juventudes bien se parece a lo ocurrido en los años setenta.
La concentración efectuada en el Salón de Actos de la Facultad de Periodismo de La Plata el domingo 14 de abril pasado, parece convertirse en la piedra fundamental del lanzamiento de las nuevas juventudes argentinas a una aventura para ellos desconocida. La buena fé y voluntad solidaria nuevamente será manejada en frustración  tras frustración.
De la época  setentista ya conocemos el desenlace.
 De lo actual, con las enseñanzas del pasado, bien podemos preveer lo que ocurrirá.
Hoy asistimos a la conformación de Unidos y Organizados con el liderazgo de Milagro Sala, y La Cámpora con la definición de liderazgo del “Cuervo”Larroque (en desmedro de Máximo K ). Este sector del “teórico más del 50%” de los  votantes subsidiados argentinos estaría virtualmente definido, con sus cuadros perfectamente conformados (especialmente Tupac Amaru). 
Es decir que  un “BANDO” ya está claramente conformado.
Falta el otro, que en estos momentos se licua en una “oposición” desencontrada en la que el único punto de unión es la ASISTENCIA A MANIFESTACIONES CONVOCADAS EN REPUDIO  DEL “MODELO”, circunstancia que muy bien va siendo timoneada (por las mismas mentes que dirigieron la conformación del Bando que ya está formado) para encauzarse en la conformación de un orden  de funcionamiento, obviamente sin la verticalidad de los otros.
El gran temor es que en cuanto esta “Otra Parte” pueda quedar conformada y encuentre sus  Conductores y Lider, empezará una verdadera contienda de una envergadura que ni imaginamos.
Será un dificilísimo filo en el que se deba transitar para evitar la confrontación adredemente provocada.
Si se cae en tal confrontación artificialmente armada, se será funcional al  proyecto de “desalojo “del pueblo argentino de esta geografía que ya ostensiblemente es apetecida por todos, y manejada indudablemente por las mentes del Imperio Británico posicionado en forma desembozada en el Sur y oculta en todos los estamentos de las provincias.
Quiera Dios me equivoque, pero los hechos que cada vez más vertiginosamente se producen creo me están dando razón.
No olvidarnos que la Institución Fuerzas Armadas: No Existe y la Justicia a punto de desaparecer.
Nota:  en los 70 en todo latinoamérica se dio un belicismo  Terrorismo-Fuerzas Armadas.
  Hoy observamos una total fractura, curiosamente producto de “la democracia,” en que un sector utiliza las herramientas fraudulentas disponibles  para escindir claramente un sector poblacional de otro,  atizando diferencias hasta lo irreconciliable, provocando un abismo en el que la única solución parece ser el enfrentamiento entre ambos bandos: Venezuela Caprile – Maduro///  Argentina Gobierno K – Oposición.
Observamos que  que la metodología utilizada es muy similar: “cacerolazos” a la Venezolana para mañana 16 de abril y a la Argentina para el 18 de abril.
(1)   Dr. Julio González, Dardo Cabo, Ricardo Ahe formaron parte del llamado Operativo Condor que en 1968 desviaron un avión de Aerolíneas Argentinas hacia Malvinas, izaron el pabellón nacional y terminaron todos presos.



EL DESALOJO DE LOS ARGENTINOS

Por Javier Cornejo
Publicado en el diario El Tribuno el 06 de agosto de 2009

Muchos conocemos a Juan Bautista Alberdi en el plano «constitucional». Poco conocemos al Juan Bautista Alberdi de los «escritos póstumos». Tal como su importantísima obra publicada en 1875 y que tituló: «Estudios económicos».
Interpretación económica de la historia Argentina y Sud América». En la página 43 se desprenden palabras de rigurosa actualidad: «La América del Sud está ocupada por pueblos pobres que habitan suelos ricos».
Después de esta observación elemental, el pensador argentino señala, como tesis de su obra, que «la Europa presta al suelo, no al hombre, cuando presta su dinero a los Estados de América del Sud».
El objetivo del acreedor, según Alberdi, es obtener la propiedad del suelo gravado en garantía de su deuda dineraria. Por eso, al momento de la ejecución de los bienes del suelo para obtener el pago de su crédito, exige el suelo desocupado de habitantes.
¿Y cómo se desaloja todo un continente?... se pregunta el autor. A ello responde: «Provocando guerras u otras calamidades por cualquier pretexto y sin ningún sentido». «Son así las guerras que han asolado a Paraguay y a
Entre Ríos, que se han hecho con el oro de los ingleses» (página 91).
Si tomamos estos conceptos embrionarios como base analítica de lo que está ocurriendo actualmente en la República Argentina, constatamos que parece haber llegado la hora de la «ejecución de nuestra garantía» a favor de nuestro usurario acreedor, y debemos entregar el suelo libre de ocupantes.
Así también, cooperar eficazmente para la entrega del inmenso potencial energético que significa nuestra Antártida y adyacencias, ofreciendo a quien resulte su propietario, el reservorio futuro de la humanidad.
De allí se infiere que se impone el «exterminio» de la población argentina, se debe entregar el suelo (es decir el patrimonio público y privado con sus recursos naturales intactos) libre de ocupantes.
El accionar se aceleró frenéticamente por medio de las herramientas actuales de exterminio. ¡Atrás y lejos quedaron los Ejércitos de ocupación con metralla, pólvora y fusiles! ¡A comienzos de 1800 ya Beresford los reemplazó por: letras de cambio, pagarés, acuerdos comerciales y tratados que se deben cumplir!
Las armas del exterminio funcionan a la perfección:

·         Guerra química: «Consumo de drogas» con proyecciones estremecedoras en nuestra juventud. Próxima despenalización de la tenencia; con lo que se abre la puerta a la legalización del tráfico total, pre-anunciada por lluvia de drogas en cielos salteños.
·         Guerra bacteriológica: consumada con las pandemias, sin ningún control sanitario riguroso de sida, cólera, meningitis, hepatitis, mal de Chagas, fiebre amarilla, dengue, gripes en sus diversas variedades, y la nueva gripe medieval que ya hace estragos en China; vigentes en la pobreza creciente que asola a nuestro país y que niegan los indicadores con precisas instrucciones. Desembocando en un incremento de la mortalidad infantil.
·         Desquicio educacional: aumento de una TV espúrea que cala el último rincón con su mensaje desintegrador.
·         Guerra económica: instrumentada en la siniestra cantidad de medidas y actos administrativos de «ajuste» de nuestros gobernantes. Incremento inusitado de muertes por accidentes en transportes públicos y privados: caos en el respeto a las normas de tránsito. Conductores bajo los efectos de todo tipo de sustancias.
·         Total crisis institucional: en la que la imagen y autoridad de gobernantes se asimila en forma creciente al término «corrupción».
·         Inseguridad: como «normalidad» creciente Guerra civil: en el mundo tenemos hartos ejemplos de guerras «provocadas». Piquetes y contra piquetes, pobres contra pobres. Ocupas contra ocupas.
·         Indefensión total a cualquier intención de ocupación de nuestro territorio por cualquier fuerza de ocupación extranjera. Inexistencia de las Fuerzas Armadas.

En este somero análisis constatamos la gravedad de una realidad que se nos oculta sistemáticamente y nos hace parecer que los acontecimientos que ocurren lo son por casualidad del devenir histórico, y no por una «causalidad» eficientemente provocada con el único fin de reducir y aniquilar a la población en un continente (Sudamérica Antártida) con los recursos naturales necesarios para la subsistencia y control de la humanidad del futuro.
Intentar tapar esta espantosa y concreta realidad, es un genocidio sin límites, por parte de nuestros gobernantes a los que sólo parece preocuparles la eternización en un poder de miserables.
Los conceptos de este comentario encuentran su basamento en la obra del Dr. Julio González: «Los tratados de paz por la guerra de las Malvinas», de agosto de 1998.


Advertencia sobre comentarios

Advertencia sobre comentarios
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...