Me gusta

miércoles, 29 de marzo de 2017

Hablemos de marihuana y desinformación



El Senado aprobó el uso del cannabis medicinal: conoce los puntos principales de la ley
29 DE Marzo 2017 La iniciativa fue aprobada por unanimidad. La norma aprobada regula la investigación y el uso médico de la planta de cannabis.
La Cámara Alta aprobó el uso medicinal del cannabis. Foto: agencia AP:
El Senado aprobó hoy por unanimidad la ley que regula la investigación y el uso médico de la planta de cannabis, en un trámite exprés y sin debate. La ley fue aprobada con 58 votos a favor y ninguno en contra, en tanto que se evitó que hubiera oradores debido a "lo avanzado de la hora" y al grupo de madres que impulsaron la iniciativa y que se encontraban esperando la sanción de la ley desde el inicio de la sesión, a las 15.
La nueva norma habilita a organismos públicos como el Conicet y el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) a llevar adelante el cultivo de la planta de cannabis "con fines de investigación médica y científica" y a elaborar las sustancias para los tratamientos. También permite al Estado importar el aceite de cannabis que se utiliza especialmente para los padecimientos neurológicos, pero no despenaliza el autocultivo.
Los puntos principales de la ley:
  • Se establece un "marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor de la planta de cannabis y sus derivados garantizando y promoviendo el cuidado integral de la salud".
  • Crea el Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis, sus derivados y tratamientos no convencionales, en la órbita del Ministerio de Salud.
  • El programa deberá "garantizar el aprovisionamiento de los insumos necesarios" para realizar los "estudios científicos y médicos", ya sea "a través de la importación o de la producción por parte del Estado".
  • También se encargará de establecer "lineamientos y guías adecuadas de asistencia, tratamiento y accesibilidad", así como de "garantizar el acceso gratuito al aceite de cáñamo y demás derivados del cannabis a toda persona que se incorpore al programa".
  • La autoridad de aplicación de la ley, que será definida por el Poder Ejecutivo, "podrá autorizar el cultivo de la planta de cannabis por parte del Conicet o INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) con fines de investigación médica y científica, así como elaborar la sustancia para el tratamiento que suministrará el programa".
  • La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) "permitirá la importación de aceite de cannabis y sus derivados cuando sea requerida por pacientes que presenten las patologías contempladas en el programa y cuenten con la indicación médica pertinente".
  • La provisión será gratuita para quienes se encuentren incorporados al programa.
  • El Estado nacional impulsará a través de los Laboratorios de Producción Pública de Medicamentos en Anlap la producción pública de cannabis en todas sus variedades y su eventual industrialización en cantidades suficientes para su uso exclusivamente medicinal, terapéutico y de investigación.
  • Se crea un registro nacional voluntario para que se inscriban "los pacientes y familiares de pacientes que sean usuarios de aceite de cáñamo y otros derivados de la planta de cannabis" con la protección de sus datos personales.


Científicos alertan por notables daños cerebrales por el consumo de la marihuana
El consumo ocasional daña la estructura cerebral y el consumo regular antes de los 16 años, es peligroso por una "mayor dificultad en las tareas que requieren juicio, planeación y función inhibitoria"
Por Anastasia Gubin - La Gran Época
Sab, 7 Jun 2014

Se descubrió que incluso el uso ocasional de marihuana produce daño cerebral en la etapa adolescente. ( GENT SHKULLAKU/AFP/Getty Images) 

Dos estudios revelan daños notables producidos por la marihuana (cannabis), en el cerebro humano. Científicos estudian si estos efectos son reversibles. Uno de ellos demostró que incluso el consumo ocasional y recreacional altera las neuronas de las zonas cerebrales de adicción y el segundo, identificó  que a largo plazo hay daños cerebrales en la región correspondiente a las funciones de memoria y aprendizaje.

El primero de ellos es liderado por la Dra. Jodi Gilman, investigadora en el Centro General de Medicina para las Adicciones de Massachusetts y fue publicado en marzo 2014 por la revista de neurociencia "The Journal of Neuroscience". Este reportó que incluso el consumo recreacional de la marihuana, de uno a dos cigarrillos por semana, produce efectos notorios en el cerebro, que se ven acrecentados a mayor consumo.

"La marihuana es la droga ilegal más consumida pero poco se sabía sobre sus efectos en el cerebro humano, en particular en las regiones de recompensa /aversión implicadas en la adicción, como el "núcleo accumbens" y "la amígdala"", dijo la Dra. Gilman La investigación concluyó que la exposición a la marihuana se asocia con alteraciones precisamente en estas zonas y "es consistente con los estudios en animales correspondiente a los cambios en la arborización dendrítica".

La Dra. Gilman explicó que investigaciones anteriores permitieron también comprobar que la marihuana genera cambios estructurales en el cerebro de los animales, especialmente en el "núcleo accumbens". Ahora esto se comprobó en los seres humanos.

"Hay una idea general ahí afuera de que el consumo ocasional de marihuana no conduce a efectos negativos, de modo que empezamos a investigar eso de manera directa", dijo Dr. Hans Breiter, otro de los autores principales del estudio y profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Facultad Feinberg de Medicina de la Universidad de Northwestern. 
"Esta investigación, con los otros estudios que hemos hecho me ha llevado a sentirme sumamente preocupado por los efectos de la marihuana en adolescentes y adultos jóvenes y a pensar que necesitamos ser muy cuidadosos sobre las políticas de la legalización y posiblemente considerar cómo evitar que cualquier persona menor de 25 a 30 años consuma marihuana en absoluto", dijo el Dr. Breiter.

Los científicos recogieron imágenes de resonancia magnética de alta resolución de adultos jóvenes consumidores de marihuana recreativa y de un grupo de control que no consumía.
Se realizaron tres análisis independientes de la morfometría en estas estructuras: la densidad de la materia gris utilizando morfometría, el volumen (cerebro total y volúmenes regionales) y de la forma (morfometría superficie).

El análisis reveló una "mayor densidad de la materia gris en los consumidores de marihuana, en el núcleo accumbens izquierdo extendiéndose hasta la corteza subcallosal, el hipotálamo, la amígdala extendida sublenticular, y la amígdala izquierda, incluso después de controlar por edad, sexo, consumo de alcohol y el tabaquismo".

Se observó una tendencia a un aumento de volumen y una diferencia significativa en la forma del núcleo accumbens izquierdo, además de cambios de forma de la amígdala derecha. "El núcleo accumbens izquierdo mostró alteraciones sobresalientes en las tres medidas y una relación multimodal alterada entre las personas consumidoras de la marihuana", detalló el informe.

Daños en el aprendizaje 

Otro estudio del Instituto de Investigaciones Murdoch de Australia reveló en 2012 que el consumo a largo plazo de Marihuana (Cannabis) produce cambios notables y daños cerebrales en la región correspondiente a las funciones de memoria y aprendizaje, especialmente en consumidores que inician a fumar marihuana a temprana edad.

"Nuestros resultados sugieren que a largo plazo el consumo de cannabis es perjudicial para la materia blanca del cerebro en desarrollo. Esto fue especialmente cierto para aquellos que habían iniciado el consumo en la adolescencia, que como sabemos, todavía está desarrollandose en esa etapa", dijo el Doctor, Marc Seal, del Instituto Murdoch, advirtiendo además que hay períodos de la vida del ser humano que son más críticos para el desarrollo cerebral y en esa edad se es más vulnerable al daño de la marihuana.

"No sabemos si los cambios son irreversibles, pero sí sabemos que estos cambios son muy importantes", agregó Dr. Seal en posteriores declaraciones, según 9News de Australia.

Preocupación de la comunidad científica

La Dra. Staci Gruber, directora de Cognitive and Clinical Neuroimaging Core en el Hospital McLean en Boston y profesora de psiquiatría en la Facultad de Medicina de Harvard, manifestó su preocupación por los resultados del estudios de la Dra. Gilman. Su equipo también está estudiando el consumo de la marihuana y la función cerebral.

"Esta información sin duda confirma lo que otros han informado con respecto a cambios en la estructura cerebral", dijo. "Cuando consideramos los hallazgos del estudio de Gilman con nuestro estudio y con otras investigaciones sobre el consumo de marihuana, es evidente que se requiere mayor investigación, especialmente en el caso de las personas que están entrando a la edad adulta, ya que la exposición durante un período de vulnerabilidad en el desarrollo podría llevar a cambios neurofisiológicos que podrían tener implicaciones a largo plazo", dijo la Dra. Gruber, según cita CNN el 16 de abril.

Como consejo a los jóvenes Stace Grber dijo: "No lo hagan a una edad temprana, antes de los 16 años. Eso es lo que nuestra información sugiere, que el consumo regular de marihuana antes de los 16 años está asociado a una mayor dificultad en las tareas que requieren juicio, planeación y la función inhibitoria, al igual que cambios en la función cerebral y la microestructura de la materia blanca, en comparación con quienes empiezan a fumar a una edad más avanzada".



Un concepto entre la marihuana y el control social



LA VENTANA DE OVERTON
lunes, 29 de junio de 2015
Siempre nos preguntamos como es posible que se acepte como normal y lógica la homosexualidad y el matrimonio entre personas de un mismo sexo, la adopción de infantes por aberrosexuales, la utilización de narcóticos como una cuestión meramente personal e inocua, el aborto etc. Pronto será la pedofilia y por qué no el incesto con todas las posibilidades homo y hetero que el mismo tiene. Los bombardeos a población civil indefensa o la condena selectiva a acciones de guerra aberrantes o intolerables, cuando no a los políticos diciendo una cosa y cinco minutos después lo contrario, son ampliamente aceptadas, toleradas o resultan ya indiferentes al común
En una sociedad estragada por el liberalismo cualquier cosa es pasible de ser aceptada, si se utiliza la técnica comunicacional correcta.
 He aquí una interesante explicación en relación a la aceptación de lo "inaceptable".
Toda esta descripción, lo es de un método que normalmente se utiliza en los medios de comunicación masivos ideada dentro de la estructura de un tanque de ideas norteamericano llamado Mackinac Center de políticas públicas, que se dedica a la predica de la sociedad abierta y la limitación de los poderes estatales en clave de liberalismo extremo. Ya sabemos que entre el liberalismo extremo y el progresismo la frontera es casi imperceptible.
No sería extraño en el futuro y si resulta necesario al Poder Mundial,  que se tratara de legalizar la antropofagia con slogans como estos "nadie te obliga a ser caníbal"; "está demostrado que la prohibición legal no soluciona la existencia de antropófagos"; "el Estado no puede decirte qué comer y qué no comer"; "nosotros comemos, nosotros decidimos"En el mundo del liberalismo cualquier cosa es posible

"Día vendrá, acaso, en que todo sacrificio os parecerá vano, en que el grito interminable de vuestras sucias rebeldías habrá callado al fin. Ese día reinaré verdaderamente en el definitivo silencio de la servidumbre. Camus. El Estado de Sitio.

En la guerra de quinta generación se utiliza una metodología que permite cambiar la actitud de cualquiera hacia conceptos considerados totalmente inaceptables y acostumbrarse a lo que aparentemente es imposible acostumbrarse. Esta técnica se conoce con el nombre de ventana de lo posible o ventana de Overton, en honor a su autor, el politólogo norteamericano Joseph Overton, y consiste en una serie de acciones concretas que permite imbuir lo que parece imposible de ser imbuido, para conseguir resultados deseables.

De acuerdo a esta teoría, para la realización de cada idea o problema en una sociedad tolerante, sin ideales rigurosos y en la que la división entre el bien y el mal no está claramente establecida, existe una ventana de posibilidades dentro de cuyos límites toda idea es discutida, propagada, abiertamente defendida y aceptada legalmente. Las posibilidades de esta ventana varían desde lo completamente inaceptable, por ser una idea repugnante y éticamente inconcebible que está alejada de la moral pública, hasta una política moderna ampliamente discutida, masivamente aceptada y legalizada por las leyes, una realidad asimilada por la conciencia social.

No se trata de un simple lavado de cerebro sino de una tecnología mucha más sutil. Se toma de ejemplo la idea del canibalismo, o sea legalizar el derecho ciudadano de devorarse mutuamente. Es evidente que en la actualidad es imposible hacer propaganda del canibalismo, algo no viable y totalmente repugnante, la sociedad la rechazaría de manera contundente. La idea de legalizar el canibalismo se encuentra en el nivel más bajo de aceptación de la ventana de posibilidad de Overton.

El tema del canibalismo es por ahora repugnante y es rechazado por toda la sociedad. Es inaceptable reflexionar sobre este asunto en los medios de información, y con más razón discutirlo entre la gente común y corriente, que lo considera un fenómeno absurdo e impensable, un tabú, por lo que es necesario mover el tema del canibalismo desde el campo de lo imposible hacia el campo de lo radical. Se va a modelar ahora esta idea inconcebible, recorriendo paso a paso por todas las etapas de la ventana de lo posible, para convertirla no solo en factible sino casi en obligatoria.

¿Por qué no hablar del canibalismo, ya que hay libertad de palabra y democracia? Como los científicos están capacitados para debatir sobre cualquier cuestión, no tienen temas prohibidos y están obligados a estudiar de todo, se los puede reunir para polemizar y ventilar el asunto y trasladar así este problema a la esfera de las ciencias. Para ello se puede organizar un simposio con el nombre de Costumbres exóticas en las ceremonias religiosas de las tribus de la Polinesia, discutir el tema dentro de los límites puros de la ciencia y obtener resultados concretos y autorizados sobre el canibalismo, lo que permite la transición de una actitud negativa e intransigente a una actitud más positiva de la sociedad.

Al mismo tiempo que se da la discusión académica debe aparecer algún grupo radical de caníbales, aunque sea informal, lo que seguramente será advertido y citado por numerosos medios de comunicación. Como resultado de la primera etapa de la ventana de Overton, el tabú desaparece y el inaceptable tema empieza a discutirse.

En la siguiente etapa, la ventana se mueve un poco más adelante, del sector radical al posible. Para ello se debe seguir citando a los científicos, se debe argumentar que uno no puede vendarse los ojos y desconocer elementos básicos del canibalismo, que si alguien se niega a hablar de ello debe ser considerado un hipócrita intolerante. Para condenar la intolerancia, se hace necesario crear un eufemismo que desligue al fenómeno de la esencia de su contenido. Así, se sustituye este término con el de antropofagia y en adelante ya no se va a hablar más de canibalismo; poco después se usará el de antropofilia. Se logra eliminar así, aunque sea parcialmente, el término etimológico delictivo de canibalismo. Se ha cumplido con la finalidad de alejar el problema de su significado real, de separar la palabra de su contenido, lo mismo que hace un criminal al cambiar de apellido y obtener un nuevo pasaporte.

De inmediato aparece la posibilidad de mover la ventana de Overton del campo de lo posible al de lo racional. Para ello se puede crear un memorial de referencia histórico, mitológico, contemporáneo o simplemente inventado, pero lo importante es que será legitimado para ser utilizado como prueba de que, en principio, la antropofilia puede ser legalizada.

Se promueve ideas como: Hay personas que desean ser devoradas, se cita el caso del romance trágico de la novia que quería ser devorada por el novio; ¿es posible que se trate del amor verdadero? ¿Quiénes somos nosotros para juzgar los actos del prójimo? ¿Tal vez existen circunstancias impredecibles que obligan a una persona a recurrir a la antropofilia para sobrevivir?; se cita el caso de la catástrofe aérea de los Andes. ¿Para qué ocultar información? Cada cual debe resolver por sí mismo si es antropofil o antropófago, y si es antropofil debe ser libre de comer lo que le venga en gana. Ahora a los que se opongan a estas ideas, es decir, la gente que no quiere ser indiferente al problema, se los convierte ante la opinión pública en intransigentes radicales, psicópatas enloquecidos, oponentes agresivos de la antropofilia que llaman a quemar vivos a los caníbales junto con los demás representantes de estas minorías. En esta etapa, expertos y periodistas demuestran que durante la historia de la humanidad siempre hubo ocasiones en que las personas se comían unas a otras y que el deseo de comer humanos es aceptable genéticamente.

Para popularizar esta idea, los medios de comunicación, con ayuda de personalidades conocidas y políticos de toda laya, hablan abiertamente del fenómeno. La antropofilia empieza a aparecer en las películas, en las letras de canciones populares y en los videos de YouTube. Y al que no le gusta que se haga a un lado. En esta etapa se hace referencia a destacados personajes históricos o conocidos hombres públicos que practicaban la antropofilia, aunque en secreto. A aquellos que, por cometer este delito, fueron juzgados y castigados por ley, se los justifica y se crea una imagen positiva de ellos, diciendo que fueron víctimas, puesto que la vida las obligó a practicar la antropofilia.

En una última etapa se prepara a la opinión pública para que se legalice el fenómeno. Los grupos de presión, consolidados en el poder, publican encuestas que confirman la existencia supuesta de un alto porcentaje de partidarios de la legalización del antropofilia en la sociedad. En la conciencia pública se establece el nuevo dogma: “Es prohibido prohibir comer humanos”.

Durante esta etapa, cuando la ventana de Overton ha pasado de lo popular a lo político, la sociedad ya ha sufrido una ruptura y las normas de la existencia humana han sido alteradas o bien han sido destruidas con la adopción de las nuevas leyes y costumbres. Esta técnica funciona en las sociedades típicamente liberales debido a su tolerancia para proscribir tabúes.

El concepto de ventana de lo posible, inicialmente descrito por Joseph Overton, es viable en cualquier sociedad tolerante, en la que la libertad de expresión se distorsione y donde uno tras otro se eliminen las barreras que la protegen de su autodestrucción. Desea usted decir que todas las mujeres son putas, dígalo no más y sostenga que la putería es la norma de la vida; otro tabú que pueda ser eliminado.

Este método funciona para hacer aceptable el bombardeo indiscriminado contra la población civil de cualquier país, las mal llamadas guerras humanitarias, el asesinato selectivo de dirigentes populares, la invasión a países soberanos, la tala de bosques, el exterminio de especies animales y todas las barbaridades que comete el imperialismo mundial globalizado.

RODOLFO BUENO






No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Advertencia sobre comentarios

Advertencia sobre comentarios
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...